REAL QUESO DE O CEBREIRO para la familia

Obra nueva

Un queso mítico y un tamaño que Pilar, su autora, ve perfecto para toda la familia. Para tomar solo o acompañado con las anchoas del Cantábrico de los Docanto. Con el chorizo de Porco Celta de los Teijeiro o con la miel de la familia de Dulce. Con el membrillo artesano de Eduardo o con el salchichón de dátiles de Teresa pero siempre con tu familia.

Más detalles

62,00 €(iva incl.)

- +

Contenido del pack

¡Recuerda que si quieres hacer tu cesta a medida, solo tienes que visitar la sección A LA CARTA!
4 x lata de Filetes de Anchoas del Cantábrico (45 gramos)
Si buscas los mejores filetes de anchoas del Cantábrico tienes que probar las que elabora la familia Docanto en Cariño

Selección y elaboración tradicional de una pequeña conservera de Cariño.

1 x tarro de Miel (500 gramos)
Miel de Flores silvestres

Original de las leiras de una familia con varias generaciones de apicultores.

1 x pieza de Chorizo de Porco Celta (325 gramos aprox.)
El chorizo ahumado de Porco Celta de la familia Teijeiro se cura artesanalmente entre 45 y 60 días con humo de leña de roble.

Chorizo de Porco Celta criado en libertad alimentado de landras y castañas de los soutos gallegos.

1 x Queso fresco artesano Comarca O Cebreiro (1,1 kg aprox.)
"Queixo do Cebreiro" elaborado por Pilar con la leche cruda de sus vacas: un real y exquisito placer de origen medieval.

Queso artesano de pasta fresca. Hecho siguiendo la receta tradicional de O Cebreiro, con leche...

 
Más info



EL QUESO FRESCO DE "O CEBREIRO" DE PILAR


Pilar vive con su familia en el alto de A Fonfria, una aldea de la montaña lucense en pleno Camino de Santiago entre Piedrafita del Cebreiro y Triacastela. Justo delante de su casa familiar está el albergue para los peregrinos y adosado al albergue está su obradoiro, una casa de piedra restaurada. El marido de Pilar había pensado usar la casa como hospedería para los peregrinos, sin embargo, la casa finalmente se convirtió en "la cocina de los quesos de Pilar”.

Desde pequeña, Pilar había aprendido cómo se hacía el mismísimo “queixo do cebreiro”. El mismo queso que, según se cree, hicieron por primera vez los monjes que se instalaron en O Cebreiro durante los inicios del Camino de Santiago. El mismo queso que se enviaba semanalmente a las Casas Reales por una Orden de 1746. El mismo queso que en 1762 era “el queso más caro de España y el cuarto de Europa”, pagándose la libra a doce reales y doce maravedíes... El mismo queso que Pilar hace hoy:

Elaborado exclusivamente con la leche cruda de las vacas rubia gallega, pardo alpina o frisona, las razas autóctonas que se alimentan de forma natural en los soutos de las montañas de la zona. Era y es la única manera de conseguir ese nivel de excelencia en el sabor y la textura. Por supuesto, el molde que permite darle esa característica forma de hongo tampoco ha cambiado nunca.

La producción de Pilar es limitada. Los quesos son su obra personal y, aunque cuenta con la ayuda de su familia, tiene claro que este queso fresco de pasta blanca y granulada totalmente natural solo puede hacerse con la mejor leche cruda. Y esa leche es limitada. Es la leche de la que dispone su familia y la de algún vecino que cuenta con vacas como las suyas, alimentadas de forma natural.



LAS ANCHOAS DEL CANTÁBRICO DE LA FAMILIA DOCANTO


A principios del siglo XX, Vicente Docanto emprendió un camino diferente. Su familia siempre había tenido salazones de pescado en Cariño, un pequeño pueblo marinero de la ría de Ortigueira. Sin embargo, Vicente decidió levantar su propia conservera artesanal.

En la época dorada, hace ya más de 50 años, hubo hasta 20 conserveras en Cariño. Hoy apenas quedan dos. Y son precisamente los nietos de Vicente quienes mantienen viva la conservera de su abuelo por una sencilla razón: elaboran sus conservas cómo lo hacía él, de forma totalmente artesanal y con el mejor pescado. Vicente sabía que su camino, el camino que lleva a la máxima calidad, no tenía atajos. Sus nietos siguieron el mismo camino. Por eso estos filetes de anchoas del Cantábrico de conservas La Pureza son una auténtica delicia para cualquier Gourmet, Gourmand, Foodie o persona humana que le guste lo bueno ;-)



EL CHORIZO DE PORCO CELTA DE LA FAMILIA TEIJEIRO


¿No conoces el chorizo de "Porco Celta"?

No hay mejor carta de presentación que su sabor, pero intentaremos hacerle justicia con palabras: carnoso, con el picante justo, de gusto largo, con fundamento. Elaborado de forma artesanal en tripa natural con carne magra, la carne cercana al lomo de poca grasa y alto contenido en fibra. Curado entre 45 y 60 días con humo de leña de roble. Perfecto como aperitivo, para merendar, para hacer una cata de vinos o para lo que se te ocurra porque cuando algo está bueno no seremos nosotros quien le ponga limites. Ah! Y está libre de gluten, así que es apto para el consumo de celíacos.

Ahora ya conoces el chorizo pero ¿conoces el "Porco Celta"?

El “Porco Celta” es la única raza de cerdo autóctona de Galicia. Hasta mediados del siglo pasado era uno de los pilares de la economía familiar en la mayor parte de las aldeas del sur de Lugo, norte de Ourense y el centro y noroeste de A Coruña. Apenas había labrador que no criara sus propios "cerdos celtas" en casa, sobre todo si contaba con montes cercanos a su alrededor. Los cerdos encontraban allí los recursos naturales que necesitaban: castañas, bellotas y un sinfín de variados brotes vegetales típicos de los montes y soutos gallegos. Allí se encontraba el cielo en la tierra para esta raza, especialmente apta para moverse y pastorear. Sin embargo, las técnicas de ganadería intensiva aplicadas durante las décadas siguientes acabaron con su particular Edén y la raza casi se extingue por completo...

¿Por completo? No. En la comarca de Sarria había una familia que impulsó la recuperación de la especie gracias a un irreductible y pequeño grupo de ganaderos y elaboradores. Corría la década de los 90. Los ejemplares de "Porco Celta" que habían sobrevivido eran pocos y estaban aislados, pero los pioneros de la recuperación estaban decididos y en el año 2000 ya se había elaborado el libro genealógico de la especie. Hoy son más de 500 los criadores de Porco Celta en libertad. Aquella familia de pioneros era la familia Teijeiro. Para ellos, el despiece del cerdo y la elaboración de los embutidos era cosa de familia desde siempre. En los 70 pusieron en marcha su primer obradoiro cárnico y, tras impulsar la recuperación del “Cerdo Celta”, podemos decir que también pusieron en marcha la recuperación del cielo en la tierra. ¿Dónde? En las fincas que recorren el Camino de Santiago desde Triacastela a Paradela y desde O Páramo a O Incio, donde los ejemplares de Porco Celta disfrutan de nuevo de las castañas, las bellotas, el pasto, las raíces y los tubérculos como si la ganadería intensiva solo fuera una época pasada.



LA MIEL DE DULCE


Dulce se crió entre colmenas... En la leira que está a continuación de su casa familiar en plena Terra Chá está la primera de todas ellas. Las otras se reparten entre un valle cercano, una zona de bosque bajo, una zona de media montaña y la cima de una sierra. A Dulce le enseñaron desde pequeña la importancia que las abejas y las colmenas tenían en el entorno. Le enseñaron que respetando ese entorno, las abejas y sus colmenas le recompensarían con los néctares más naturales: jalera real, cera, propóleo, miel... Eso es lo que encontrarás cada vez pruebes esta miel, el nectar más natural y preciado de las colmenas entre las que Dulce creció.



EL SALCHICHÓN DE DÁTILES DE TERESA


Comparte forma con el salchichón pero nada más. Es la esencia del sur reinterpretada en el norte. Frutos secos, dátiles, azúcar y la elaboración artesanal de Teresa dan este resultado tan personal: un "salchichón" dulce y salado, una pieza jugosa y crujiente, una obra sorprendente para quien no la conozca.

El corazón de Teresa late apasionadamente por la repostería y su mente bulle curiosa con ganas de crear obras nuevas, con ganas de compartir sabores, aromas y experiencias todavía por descubrir porque, como decía Forrest Gump, "la vida es una caja llena de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar". Teresa lo sabe bien. Un día la enfermedad la sorprendió llamando a su puerta y para superarla centro sus energias en la repostería. Con cada pastel, con cada turrón, con cada cookie, Teresa sentía que su cuerpo le ganaba terreno al mal. Para cuando su triunfo era manifiesto, lo tenía claro. Tenía que hacer del obradoiro artesanal recién instalado en casa el lugar donde crear y compartir los sabores con los que disfrutar de la vida porque, si la vida era como una caja de bombones, Teresa se había propuesto elaborar las piezas con las que regocijarse en ella. No tengas miedo. Cierra los ojos y saborea la vida.

¿Cómo valorarías esta obra?

REAL QUESO DE O CEBREIRO para la familia

Un queso mítico y un tamaño que Pilar, su autora, ve perfecto para toda la familia. Para tomar solo o acompañado con las anchoas del Cantábrico de los Docanto. Con el chorizo de Porco Celta de los Teijeiro o con la miel de la familia de Dulce. Con el membrillo artesano de Eduardo o con el salchichón de dátiles de Teresa pero siempre con tu familia.

¿Cómo valorarías esta obra?

 
Comentarios(0)

Son much@s quienes han probado esta obra. Tant@s como quienes han repetido. Sin embargo, parece que nadie ha compartido sus impresiones todavía... Probablemente porque prefieren guardar en secreto el tesoro recién descubierto o, sencillamente, porque se han quedado sin palabras. Sea como fuere, si crees haber encontrado dichas palabras, te agradeceríamos que estrenaras los comentarios con tu sabia opinión. Tienes que estar registrad@ para comentar por una razón llena de lógica: si no estás registrado, nos parece difícil que hayas probado esta mismísima obra maestra de artesania.

12 más en la misma sección

A quién le gustó esto también le entraron ganas de probar...