RELICARIO DE SABORES ETERNOS

Obra nueva

No vamos a decirte que una copa de vino blanco y unos pinchos de queso fresco con dulce de membrillo o de queso fresco con anchoas son una experiencia religiosa. Pero no será por falta de ganas porque los sabores son como los recuerdos, cuando son realmente buenos son eternos.

Más detalles

48,00 €(iva incl.)

En lugar de 54,50 €

- +

Contenido del pack

¡Recuerda que si quieres hacer tu cesta a medida, solo tienes que visitar la sección A LA CARTA!
1 x Botella de blanco barrica multivarietal Reliquia de Leive, DO Ribeiro
Vino blanco fermentado en barrica, multivarietal: treixadura, albariño, loureira, lado, caiño branco, godello- de autor.

Fermentado en frio. 10 meses en barricas de roble francés, navarro y gallego.

1 x lata de Filetes de Anchoas del Cantábrico (45 gramos)
Si buscas los mejores filetes de anchoas del Cantábrico tienes que probar las que elabora la familia Docanto en Cariño

Selección y elaboración tradicional de una pequeña conservera de Cariño.

1 x Queso fresco artesano comarca O Cebreiro ( 800 gr aprox.)
El queso de O Cebreiro elaborado por Pilar con la leche cruda de sus vacas es un exquisito queso fresco de origen medieval.

Queso artesano de pasta fresca. Hecho siguiendo la receta tradicional de O Cebreiro,con leche...

1 x dulce de Membrillo (500 gramos aprox.)
Dulce de membrillo

Elaborado con la receta tradicional.

 
Más info


RELIQUIA (AUREA LUX)


Leive Reliquia probablemente sea el vino más venerado de Aurea Lux, la bodega familiar de Esposende. Un coupage milagroso elaborado con 50% de uva Treixadura, 30% de Albariño, 10% de Loureiro y 5% de Lado además de Caíño blanco y Godello. Cosechado única y exclusivamente en las leiras familiares de Esposende y Cuñas, en las laderas del río Avia, corazón del Ribeiro.

La fermentación se realiza en frio y, con un juego de movimientos propio, reposa en barricas de roble francés, navarro y gallego durante 10 meses para, finalmente, reposar en la botella un par de meses más. ¿El resultado? Una "Reliquia" de vino blanco multivarietal a la que debes presentar tus respetos de la única manera posible: disfrutando de los sabores olvidados que te evocarán el sagrado liquido de las mártires uvas que lo hicieron posible. Solo o acompañado, presentale tus respetos.



EL QUESO FRESCO DE "O CEBREIRO" DE PILAR


Pilar vive con su familia en el alto de A Fonfria, una aldea de la montaña lucense en pleno Camino de Santiago entre Piedrafita del Cebreiro y Triacastela. Justo delante de su casa familiar está el albergue para los peregrinos y adosado al albergue está su obradoiro, una casa de piedra restaurada. El marido de Pilar había pensado usar la casa como hospedería para los peregrinos, sin embargo, la casa finalmente se convirtió en "la cocina de los quesos de Pilar”.

Desde pequeña, Pilar había aprendido cómo se hacía el mismísimo “queixo do cebreiro”. El mismo queso que, según se cree, hicieron por primera vez los monjes que se instalaron en O Cebreiro durante los inicios del Camino de Santiago. El mismo queso que se enviaba semanalmente a las Casas Reales por una Orden de 1746. El mismo queso que en 1762 era “el queso más caro de España y el cuarto de Europa”, pagándose la libra a doce reales y doce maravedíes... El mismo queso que Pilar hace hoy:

Elaborado exclusivamente con la leche cruda de las vacas rubia gallega, pardo alpina o frisona, las razas autóctonas que se alimentan de forma natural en los soutos de las montañas de la zona. Era y es la única manera de conseguir ese nivel de excelencia en el sabor y la textura. Por supuesto, el molde que permite darle esa característica forma de hongo tampoco ha cambiado nunca.

La producción de Pilar es limitada. Los quesos son su obra personal y, aunque cuenta con la ayuda de su familia, tiene claro que este queso fresco de pasta blanca y granulada totalmente natural solo puede hacerse con la mejor leche cruda. Y esa leche es limitada. Es la leche de la que dispone su familia y la de algún vecino que cuenta con vacas como las suyas, alimentadas de forma natural.



ANCHOAS DEL CANTÁBRICO DE LA FAMILIA DOCANTO


A principios del siglo XX, Vicente Docanto emprendió un camino diferente. Su familia siempre había tenido salazones de pescado en Cariño, un pequeño pueblo marinero de la ría de Ortigueira. Sin embargo, Vicente decidió levantar su propia conservera artesanal.

En la época dorada, hace ya más de 50 años, hubo hasta 20 conserveras en Cariño. Hoy apenas quedan dos. Y son precisamente los nietos de Vicente quienes mantienen viva la conservera de su abuelo por una sencilla razón: elaboran sus conservas cómo lo hacía él, de forma totalmente artesanal y con el mejor pescado. Vicente sabía que su camino, el camino que lleva a la máxima calidad, no tenía atajos. Sus nietos siguieron el mismo camino. Por eso estos filetes de anchoas del Cantábrico de conservas La Pureza son una auténtica delicia gourmet.

¿Cómo valorarías esta obra?

RELICARIO DE SABORES ETERNOS

No vamos a decirte que una copa de vino blanco y unos pinchos de queso fresco con dulce de membrillo o de queso fresco con anchoas son una experiencia religiosa. Pero no será por falta de ganas porque los sabores son como los recuerdos, cuando son realmente buenos son eternos.

¿Cómo valorarías esta obra?

 
Comentarios(0)

Son much@s quienes han probado esta obra. Tant@s como quienes han repetido. Sin embargo, parece que nadie ha compartido sus impresiones todavía... Probablemente porque prefieren guardar en secreto el tesoro recién descubierto o, sencillamente, porque se han quedado sin palabras. Sea como fuere, si crees haber encontrado dichas palabras, te agradeceríamos que estrenaras los comentarios con tu sabia opinión. Tienes que estar registrad@ para comentar por una razón llena de lógica: si no estás registrado, nos parece difícil que hayas probado esta mismísima obra maestra de artesania.

7 más en la misma sección